CONSAGRACIÓN DE MÉXICO AL ESPÍRITU SANTO

      

                                                        VEN ESPÍRITU SANTO VEN

 

 COLABORACIÓN DE LAS RELIGIOSAS DE LA CRUZ A LA PÁGINA www.causascanonizacion.org

Tenemos el gozo de compartir el:

Comunicado de Prensa de la CEMLunes, 09 de Febrero de 2009 

Los Obispos de América Latina hemos señalado que la sociedad actual experimenta un Cambio de Época, producto de un proceso de globalización que afecta prácticamente todos los ámbitos de desarrollo del ser humano: cultural, político, social, educativo, económico, religioso y tecnológico. Nuestra Patria no queda ajena a este proceso que se agudiza cada vez más en la realidad socioeconómica.

 

La crisis económica mundial que afecta a México debe conducir a todas las instancias de gobierno a encontrar las prontas soluciones y no permitir que se agrave la ya de por sí situación de pobreza, desempleo, encarecimiento de los productos y servicios, deserción escolar y desaliento social que viven la mayoría de las familias de México.

 

Gobiernos, empresarios, políticos y la misma sociedad en general, tenemos que mostrar mayor sensibilidad ante este hecho, y mostrar además la madurez necesaria para afrontar todos juntos el problema financiero del país. Se extiende entre la población la percepción de que son cada vez mayores las dificultades, que cada día es más complicado salir adelante, pese a los signos de buena voluntad que manifiestan nuestras autoridades. Es necesario redoblar esfuerzos, de parte de todos los sectores para detener la violencia, el avance del narcotráfico, la corrupción, la desigualdad, el derroche económico y la trasgresión de los valores éticos, sociales y familiares.

 

Todos somos responsables de aportar soluciones y comprometernos para mostrar con hechos que queremos hacer verdaderamente un México mejor a favor de todos, donde las nuevas generaciones y las familias gocen de la protección eficaz y responsable del Estado, donde el concepto que se persiga no solo sea el de ganar unos pocos, sino de ganar todos para enriquecer al país.

Ahora que se inicia un nuevo proceso electoral, contrasta con la crisis económica, el presupuesto excesivo en las campañas y el despilfarro que se pueda hacer de él, sólo generará desconfianza entre los ciudadanos.

 

 Los candidatos deberán evitar promesas al electorado que no se pueden cumplir; así mismo, evitar ofensas y agresiones entre ellos y partidos. Deben privilegiar el bien del país por encima de la lucha por el poder. Hacemos un llamado a todas las comunidades a participar activa y responsablemente en este proceso democrático, a interesarse en conocer y profundizar las propuestas políticas de cada partido, a sumarse con esperanza en este ejercicio democrático. En estos momentos manifestamos nuestra fe y confianza en Jesucristo, Él es el centro de lo que proclamamos y hacemos, por eso Él mismo nos llama a llevar una vida según Su Vida y Obra. La fidelidad de los bautizados es una condición primordial para el anuncio del Evangelio y para la misión de la Iglesia en el mundo.

 

 Para manifestar ante los hombres su fuerza de verdad y de irradiación, el mensaje de la salvación debe ser autentificado por el testimonio de vida de los cristianos. El mismo testimonio de la vida cristiana y las obras buenas realizadas con espíritu sobrenatural son eficaces para atraer a los hombres a la fe y a Dios. Invitamos a todos los fieles a prepararse para la renovación que haremos los Obispos de México, de la consagración del País al Espíritu Santo, el lunes 20 de abril. Que Santa María de Guadalupe que nos acompaña con fidelidad maternal nos dé su intercesión en este grave momento que vivimos. Por los Obispos de México.

+Carlos  Aguiar Retes
Arzobispo electo de Tlalnepantla
Presidente de la CEM
+José Leopoldo González González Obispo Auxiliar de Guadalajara
Secretario General de la CEM

Para la Familia de la Cruz es un gozo ser testigos del deseo de nuestros Obispos en México de renovar la CONSAGRACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO que tanto promovieron el Ven. SD Félix de Jesús Rougier y la Ven. SD Concepción Cabrera de Armida

Compartimos un poco de la historia de esta consagración como la escribe el P. Jesús Ma. Padilla:

 8 de Sept. 1924 Uno de los objetivos del P. Félix al propagar la devoción al Espíritu Santo era preparar la consagración pontificia de todo el mundo a la Tercera Divina Persona. La idea, ciertamente no era del P. Félix; había partido de un alma muy favorecida de Dios: Sra. Concepción Cabrera  de Armida. (19 feb. 1911) de quien el Señor se sirvió para hacer nacer en la Iglesia las Obras de la Cruz, cuyo fin es precisamente establecer en el mundo el reinado del Espíritu Santo. EI que dio el primer impuso a esta idea fue Mons. Ramón Ibarra y GonzáIez, Arz. de Puebla, uno de los directores espirituales de la Sra. Armida.[...] EI 6 de agosto de 1909 hizo voto de propagar la devoción al Espíritu Santo. y dos años después: el 4 de junio de 1911, fiesta de Pentecostés, consagró oficialmente su Arquidiócesis al Espíritu Santo. después de haber preparado esto con una Carta Pastoral (1 mayo 1911). A esta consagración siguió la de otras diócesis años después. En 1915 en San Antonio Texas, varios de las prelados mexicanos desterrados, el día de Pentecostés, en el TempIo del Inmaculado Corazón de María, hicieron la promesa solemne de consagrar sus respectivas diócesis al Espíritu Santo. y al Corazón de María cuando volvieran a ellas. Así el 8 de Dic. de 1919, Mons. Mora y del Río consagró la Arq. De México, el 23 de mayo de 1920, Pentecostés, Mons. Núñez la de Oaxaca; Mons. Leopoldo Ruiz la de Morelia. Lo mismo hicieron en otras fechas los de Aguascalientes, Zacatecas y Saltillo. Algunos sin haber hecho la promesa también lo hicieron: Mons. Herrera y Piña la de Linares; Mons. Lara la de Tacámbaro; Mons. Mendoza la de Durango; Mons. Miguel de la Mora, la de San Luis Potosí, Mons. Valverde la de León. Pero la Consagración de toda la Republica mexicana fue obra principalmente del P. Félix.: Del 5 al 12 de Oct. de 1924, entre presagios de persecución religiosa se celebró en México el Primer Congreso Eucarístico Nacional. El P. Félix creyó que este era el momento de realizar uno de sus mas anhelados deseos: la consagración de toda la Republica al Espíritu Santo. y pronto puso manos a la obra: el 4 de sept. 1924 reunió a su Consejo General y acordaron pedir al Presidente del Congreso que iniciara el Congreso las labores consagrándolas al Espíritu Santo. y se concluyera con la Consagración de toda la República. Para apoyar la petición se reunirían 100 mil firmas. Para reunirlas puso en movimiento a todos su entusiasta ejercito de apóstoles del Espíritu Santo. Solo un mes antes del Congreso, el 8 de sept. De 1924 dirigió una carta a todos los celadores en que les decía: “Con el objeto de apoyar nuestra solicitud hemos resuelto reunir 100 mil firmas entre los miembros de la Familia y las almas amigas de la Tercera Divina Persona. Contamos con Uds. Para que con su acostumbrado celo nos devuelvan del 20 al 25 de este mes las adjuntas hojas ya firmadas”. El plazo para reunir esas firmas era corto, pero gracias al entusiasmo y el esfuerzo de los socios del Apostolado se reunieron no 100 mil sino 180 mil firmas. La petición del P. Félix fue pues, aceptada y en la primera sesión del Congreso se recitó la formula de “Consagración del Congreso al Espíritu Santo. Y al terminar el 12 de octubre de 1924 la de la Consagración de la Iglesia Mexicana y de la Nación. Era la primera nación del mundo que se consagraba al Espíritu Santo. Y todo había partido de dos almas enamoradas del Espíritu Santo: la S. de Dios Sra. Armida y el P. Félix.  Jesús M. Padilla, EL PADRE FELIX ROUGIER, IV Parte, pp. 28-33 Edit. La Cruz . México. 1971 Les sugerimos a todos los miembros de la Familia de la Cruz, renovar diariamente nuestra consagración al Espíritu Santo y difundirla para preparar la renovación de la consagración al Espíritu Santo que harán nuestros Obispos.   

CONSAGRACIÓN AL ESPÍRITU SANTO¡Oh Espíritu Santo!
Acepta la consagración perfecta y absoluta de todo mi ser.
Dígnate ser en cada instante de mi vida Y en todas mis acciones, mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza y el amor de mi corazón.
         Me abandono sin reserva a la acción amorosa de tu gracia y quiero ser siempre dócil a tus inspiraciones.
        ¡Oh Espíritu Santo! Transfórmame, por Maria en Cristo Sacerdote y Víctima, a fin de dar consuelo a su Corazón sagrado extendiendo tu reinado de santidad para gloria del Padre en la salvación de los hombres.
         Jesús, Salvador de los hombres, ¡sálvalos!